Globalcaja - Jornadas de transmisión de conocimientos al Agricultor

Jornadas de transmisión de conocimientos al Agricultor

 

Globalcaja, a lo largo de varios días, ha celebrado en la provincia de Cuenca unas Jornadas de Transmisión de Conocimientos al Agricultor. 

 
Para la entidad, la agricultura actual debe hacer frente, sin dilación, a los nuevos desafíos del siglo XXI, donde la multifuncionalidad juega un papel clave para satisfacer las necesidades de alimentos suficientes, sanos y seguros, ante una creciente población mundial a través de la mejora la eficiencia, uso y protección de los recursos naturales, así como una mitigación y adaptación a los fenómenos extremos y al cambio climático, aumento de la producción, calidad y seguridad de los alimentos y la salud,  y satisfacción de las necesidades de los consumidores y además de mejorar la productividad y participación de los agricultores y de las Pymes en el proceso de generación y reparto del valor añadido de la cadena alimentaria. 
 
Todo esto, con mercados cada vez más globalizados y competitivos, y enmarcado en una profunda crisis económica y en un futuro todavía incierto de la nueva política agraria comunitaria. 
En este contexto, Globalcaja, con la colaboración con la Consejería de Agricultura de Castilla-La Mancha, trata de asesorar a los agricultores y ganaderos a través de la difusión de los resultados obtenidos de los ensayos realizados en el Centro Agrario de Albaladejito (Cuenca), así como de transmitir el estado de las negociaciones en la reforma de la política agraria común. 
 
Los objetivos de estas jornadas son mejorar el rendimiento global y lograr el desarrollo sostenible de las explotaciones compatibilizándolo con el respeto al medio ambiente; transmitir los conocimientos adquiridos a través de los ensayos llevados a cabo en el Centro Agrario de Albaladejito (Cuenca) para la mejora de la rentabilidad de las explotaciones agrarias; además los agricultores y ganaderos están obligados a cumplir los requisitos legales de gestión y las buenas condiciones agrarias y medioambientales establecidos en el Reglamento (CE) 1782/2003, para poder recibir íntegramente los pagos directos que se efectúen en virtud de los diversos regímenes de apoyo a la renta previstos en la política agrícola común y algunas ayudas de desarrollo rural.
 
Por último, con la actual coyuntura de inestabilidad de precios de los productos agrarios así como el aumento del coste de los mismos, obliga a los empresarios agrarios a hacer un esfuerzo para aumentar la rentabilidad de sus explotaciones. Estos esfuerzos irán dirigidos hacia el aumento en la producción de una forma sostenible y competitiva, así como a la reducción de costes, realizando unas prácticas agronómicas adecuadas y eficaces.