Seguros Agrarios

La agricultura y la ganadería están sujetas a ciclos productivos influidos por factores no controlables por las explotaciones cuyo resultado económico es inseguro.

Esta incertidumbre es máxima cuando la cosecha se encuentra en el árbol o a pie de campo al estar sujeta a fenómenos climáticos que reducen irreversiblemente la producción o en el momento de la comercialización, donde las condiciones fluctuantes de los mercados hacen que para el agricultor o ganadero no se cubran sus expectativas, repercutiendo en sus rentas.

El esquema de los Seguros Agrarios es uno de los instrumentos de apoyo al sector, complementando a los actualmente en vigor, e inclusive contrarrestando la falta de estabilidad de los precios.

Mediante el Sistema actual, se dota de estabilidad financiera a las explotaciones potenciando la evolución y consolidación de la agricultura.

El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación a través de la Entidad Estatal de Seguros Agrarios (ENESA), pone a disposición de todos los agricultores, ganaderos y acuicultores, un Plan de Seguros Agrarios, que le permitirá compensar mediante el seguro, la pérdida económica de renta debida a circunstancias climatológicas adversas.

Para contratar su Seguro Agrario puede dirigirse a cualquier oficina de la Caja Rural. Puede asegurar su producción individualmente o de forma colectiva. Esto último debe hacerse integrándose en un colectivo abierto por un tomador.

Puede ser tomador cualquier Cooperativa, Organización o Asociación de Agricultores, Ganaderos o Acuicultores que tenga capacidad para contratar, por si y en nombre de sus asociados.